Ir al contenido principal

Crónica de una tarde gris en Wimbledon

Estaba siguiendo esta tarde la jornada de Wimbledon, era "hora punta" para mi, ya que estaban jugando varios de mis jugadores favoritos así que tenía varias pestañas abiertas en mi portátil. Estaba contenta porque Agnieszka Radwanska acababa de ganar su partido y Bethanie Mattek-Sands estaba luchando en el suyo contra Sorana Cirstea, estaba jugando con mucha confianza... y de repente una caída horrible que seguramente a estas alturas habréis visto todos ha borrado de un plumazo toda mi alegría, toda mi emoción de la tarde... la lesión de Bethanie Mattek-Sands me ha roto el corazón, sus gritos pidiendo ayuda me han hecho llorar. Ha sido, creo, mi peor momento como aficionada al deporte y como fan de alguien... no puedo describir mi dolor en ese momento (y aún ahora mientras escribo estas líneas horas más tarde).

Tan solo he sido capaz de ver un partido más, con un gran esfuerzo... seguramente el mismo que a Lucie Safarova le ha supuesto jugarlo. Esperaba que Lucie ganara su partido y pudiera dedicarle la victoria a su compañera de dobles y gran amiga pero no ha podido ser, Safarova ha caído ante la americana Shelby Rogers. Luego he querido ver el partido de dobles de Barbora Strycova, otra de mis jugadoras favoritas, pero no he sido capaz de concentrarme.

Como me ha dicho una buena amiga mía, como fans creamos relaciones muy fuertes con nuestros deportistas favoritos. Compartimos con ellos la felicidad de las victorias, la tristeza de las derrotas y el dolor de las lesiones o los malos momentos. A veces es duro pero no cambiaría por nada del mundo lo que mis ídolos deportivos me hacen sentir.

Lo único que puedo hacer por Bethanie es apoyarla como fan en estos duros momentos igual que lo he hecho en cada torneo individual o de dobles, cada vez que ha ganado un trofeo con Lucie (o con otras  compañeras, como Mirza) o como en los JJOO de Río, cuando fue campeona en dobles mixtos y desearle con todas mis fuerzas una pronta recuperación. Ojalá pronto la veamos de nuevo en una pista de tenis luchando como la guerrera que es, ganando trofeos con Lucie y bailando la danza de la victoria. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

PyeongChang 2018

Tony D'Orazio, The Minister of the Pants

A pocos días para el comienzo de los Juegos Olímpicos de Invierno en Pyeongchang (Corea del Sur) entrevistamos a Tony D'Orazio, administrador de la página de facebook "The Norwegian Olympic Curling Team's Pants", dedicada a los originales pantalones que visten los integrantes del equipo de Thomas Ulsrud (formado por el propio Ulsrud, Torger Nergard, Christoffer Svae y Havard Vad Petersson), que representarán a Noruega en la competición masculina de curling por tercera cita olímpica consecutiva tras la medalla de plata lograda en Vancouver 2010 y quedarse fuera de los Playoff en un dramático Tie-Break ante Gran Bretaña en Sochi 2014.

- ¿Cómo empezaste a sentir interés por el curling?
- En verdad fue por casualidad. Yo crecí en el estado de Connecticut, pero mi extensa familia vivía en Buffalo y Niagara Falls, en Nueva York. Ellos estaban lo suficientemente cerca de la frontera como para recibir la señal de televisión de Canadá, donde, por supuesto, el curling es muy p…

Reflexiones Olímpicas (17/02/2018)

En 2010, durante los Juegos Olímpicos de Vancouver, estaba viendo un día la tele sin más y haciendo zapping llegué a un partido de curling en Teledeporte. Jugaba Noruega y me llamaron muchísimo la atención, como no,  sus originales pantalones. Fue un amor a primera vista, vi ese partido (no recuerdo el rival, sinceramente) y me enamoré tanto del equipo como del deporte.
En ese momento estaba en el peor momento de mi depresión y el curling, el equipo de Thomas Ulsrud y sus pantalones me hicieron feliz lo que quedaba de competición por lo que fue maravilloso para mi que consiguieran la medalla de plata.
Desde entonces les he seguido en cada torneo. Campeonatos de Europa, Mundiales... El momento más triste que recuerdo es el día que quedaron fuera de los Playoff de Sochi en un dramático tie break ante Gran Bretaña, reconozco que lloré, literalmente no hubo forma de consolarme en todo el día pero incluso ese día me sentí muy orgullosa de Thomas, Torger, Christoffer y Havard. El más feliz…