Ir al contenido principal

Postales del Open de Australia: El cuento de hadas de Mirjana Lucic-Baroni



Del 16 al 29 de enero se celebró el Open de Australia, siendo como cada año el primer gran torneo de la temporada de tenis. Como siempre estaba expectante por ver como les iba a mis tenistas favoritas (Radwanska, Safarova, Strycova…) y como todos acabé amando uno de los cuentos de hadas más bonitos que he visto desde que soy aficionada al deporte: el de Mirjana Lucic-Baroni.

Me sonaba su nombre, por supuesto, de verla en los cuadros de los torneos, rara vez más allá de primera o segunda ronda y poco más. De repente ganó su encuentro de primera ronda contra la búlgara Tsvetana Pironkova y se convirtió en la rival de Agnieszka Radwanska en segunda ronda. Me alegré porque a priori Pironkova era una rival más dura para Aga pero luego, viendo el partido reconozco que Lucic-Baroni eliminó a Radwanska de forma merecida. Simplemente tenía más deseo de ganar y lo mostró con su juego. Y así, por las buenas una jugadora de 34 años que no pasaba de primera ronda en el Open de Australia desde 1998 había llegado a tercera ronda derrotando a la cabeza de serie número 3 del torneo. En ese momento decidí que valía la pena seguir su andadura, ver hasta donde era capaz de llegar con su deseo, con esa ilusión que desprendía, digna de una rookie de 16 años que acude por primera vez a un Grand Slam. Según pasaban las rondas y MLB iba dejando rivales por el camino (Sakkari, Brady, Karolina Pliskova…) su historia se hacía cada vez más increible y emocionante al mismo tiempo. Y de repente se convirtió en total protagonista siendo la rival de Serena Williams en semifinales. Ganó Serena, como era de esperar, pero para entonces Lucic-Baroni se había ganado ya el corazón y el respeto de todos los aficionados al tenis. Recuerdo madrugar para ver el partido, no porque esperara un milagro, pero pasara lo que pasara quería verlo. Y mereció la pena solo por ver como justo después del partido se convirtió en la reina del  Rod Laver Arena en un momento inolvidable, precioso… un final inmensamente feliz para un bello cuento.

Escribo estas líneas casi dos meses después, cuando la exigencia del calendario tenístico ha dejado ya Australia muy atrás en el tiempo y en la memoria porque hay historias que merecen ser recordadas de vez en cuando.

Comentarios

Entradas populares de este blog

PyeongChang 2018

Tony D'Orazio, The Minister of the Pants

A pocos días para el comienzo de los Juegos Olímpicos de Invierno en Pyeongchang (Corea del Sur) entrevistamos a Tony D'Orazio, administrador de la página de facebook "The Norwegian Olympic Curling Team's Pants", dedicada a los originales pantalones que visten los integrantes del equipo de Thomas Ulsrud (formado por el propio Ulsrud, Torger Nergard, Christoffer Svae y Havard Vad Petersson), que representarán a Noruega en la competición masculina de curling por tercera cita olímpica consecutiva tras la medalla de plata lograda en Vancouver 2010 y quedarse fuera de los Playoff en un dramático Tie-Break ante Gran Bretaña en Sochi 2014.

- ¿Cómo empezaste a sentir interés por el curling?
- En verdad fue por casualidad. Yo crecí en el estado de Connecticut, pero mi extensa familia vivía en Buffalo y Niagara Falls, en Nueva York. Ellos estaban lo suficientemente cerca de la frontera como para recibir la señal de televisión de Canadá, donde, por supuesto, el curling es muy p…

Reflexiones Olímpicas (17/02/2018)

En 2010, durante los Juegos Olímpicos de Vancouver, estaba viendo un día la tele sin más y haciendo zapping llegué a un partido de curling en Teledeporte. Jugaba Noruega y me llamaron muchísimo la atención, como no,  sus originales pantalones. Fue un amor a primera vista, vi ese partido (no recuerdo el rival, sinceramente) y me enamoré tanto del equipo como del deporte.
En ese momento estaba en el peor momento de mi depresión y el curling, el equipo de Thomas Ulsrud y sus pantalones me hicieron feliz lo que quedaba de competición por lo que fue maravilloso para mi que consiguieran la medalla de plata.
Desde entonces les he seguido en cada torneo. Campeonatos de Europa, Mundiales... El momento más triste que recuerdo es el día que quedaron fuera de los Playoff de Sochi en un dramático tie break ante Gran Bretaña, reconozco que lloré, literalmente no hubo forma de consolarme en todo el día pero incluso ese día me sentí muy orgullosa de Thomas, Torger, Christoffer y Havard. El más feliz…