Ir al contenido principal

El deseo de ganar de Mark Williams

Foto: World Snooker
Esta semana se está jugando en Beijing el China Open de snooker. Es un torneo importante ya que es el último antes del mundial y además hay una plaza directa para Sheffield en juego, la cotizada plaza número 16, esa que separa Ponds Forge y sus tres rondas de clasificación de la gloria del Crucible Theatre. Uno de los jugadores que lucha por esa plaza es el galés Mark Williams, que necesita ganar el torneo para conseguirlo. 

Esta mañana jugaba contra John Higgins. John Higgins es el jugador por el que me enamoré del snooker, el jugador con el que disfruto y sufro por igual en cada partida. Con él he compartido a través de la tele o de mi portatil tantos momentos de felicidad y frustración. Después de él están Willo, Ronnie y Bingham (en este orden) pero mi número 1 siempre será John, el mago de Wishaw.

Lo sé desde el día que descubrí el snooker viendo por casualidad una de sus mil batallas tácticas. Fue el año pasado, en realidad no hace tanto tiempo. En realidad me enganché en el mismo momento en el que tuve Eurosport en mi tele y me puse a ver una partida por curiosidad. Fue John Higgins como pudo ser cualquier otro pero me hace feliz pensar que el destino quiso que fuera John.

Volviendo al China Open (y sus horarios) como buena fan llevo toda la semana madrugando para ver las partidas de John Higgins. Por fortuna para mi todas ellas han sido televisadas. Detalle muy valioso si tenemos en cuenta que Mark Selby y Judd Trump, los jugadores top del momento, han sido relegados a jugar lejos de los focos en alguna ocasión. Ayer en cuanto ganó a Mark Davis y vi que jugaba contra Mark Williams me sentí muy feliz. ¡¡Mis dos jugadores favoritos!!. Eso siempre crea un pequeño dilema porque tenía claro que iba a animar a Higgins pero por otro lado me daba un poco de pena pensar que eso iba a dejar a Willo sin opciones de ir directamente al mundial. Finalmente ha ganado Mark Williams 5-4 remontando un 4-1 desfavorable y no puedo sentirme más feliz. Si Higgins no estaba destinado a ganar el torneo, si en algún momento tenía que perder, me alegro de que haya sido hoy. No puedo sentirme más orgullosa de ambos por la belleza de su partida, por la maravillosa batalla táctica que han protagonizado, porque esta partida no la ha perdido John Higgins, la ha ganado Mark Williams con su mejor juego, con la ambición de querer estar en el Crucible a toda costa. 

Mañana volveré a madrugar y lo haré para animar a Willo en su partida contra Shaun Murphy. Será un duelo tan complicado como el de hoy pero frenar a un hombre que desea tanto como Mark Williams desea esa plaza para el mundial va a ser muy complicado. Desde luego con el juego que ha mostrado en los últimos frames de hoy estoy segura de que puede plantarle cara a cualquiera que se cruce en su camino. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

PyeongChang 2018

Tony D'Orazio, The Minister of the Pants

A pocos días para el comienzo de los Juegos Olímpicos de Invierno en Pyeongchang (Corea del Sur) entrevistamos a Tony D'Orazio, administrador de la página de facebook "The Norwegian Olympic Curling Team's Pants", dedicada a los originales pantalones que visten los integrantes del equipo de Thomas Ulsrud (formado por el propio Ulsrud, Torger Nergard, Christoffer Svae y Havard Vad Petersson), que representarán a Noruega en la competición masculina de curling por tercera cita olímpica consecutiva tras la medalla de plata lograda en Vancouver 2010 y quedarse fuera de los Playoff en un dramático Tie-Break ante Gran Bretaña en Sochi 2014.

- ¿Cómo empezaste a sentir interés por el curling?
- En verdad fue por casualidad. Yo crecí en el estado de Connecticut, pero mi extensa familia vivía en Buffalo y Niagara Falls, en Nueva York. Ellos estaban lo suficientemente cerca de la frontera como para recibir la señal de televisión de Canadá, donde, por supuesto, el curling es muy p…

Reflexiones Olímpicas (17/02/2018)

En 2010, durante los Juegos Olímpicos de Vancouver, estaba viendo un día la tele sin más y haciendo zapping llegué a un partido de curling en Teledeporte. Jugaba Noruega y me llamaron muchísimo la atención, como no,  sus originales pantalones. Fue un amor a primera vista, vi ese partido (no recuerdo el rival, sinceramente) y me enamoré tanto del equipo como del deporte.
En ese momento estaba en el peor momento de mi depresión y el curling, el equipo de Thomas Ulsrud y sus pantalones me hicieron feliz lo que quedaba de competición por lo que fue maravilloso para mi que consiguieran la medalla de plata.
Desde entonces les he seguido en cada torneo. Campeonatos de Europa, Mundiales... El momento más triste que recuerdo es el día que quedaron fuera de los Playoff de Sochi en un dramático tie break ante Gran Bretaña, reconozco que lloré, literalmente no hubo forma de consolarme en todo el día pero incluso ese día me sentí muy orgullosa de Thomas, Torger, Christoffer y Havard. El más feliz…